México es un país de subsidios

¿Usted cree que el gobierno de México solamente quita?, ¿usted piensa que no recibe nada a cambio por el pago de sus impuestos? En esta ocasión, no estaré de acuerdo con su opinión. De hecho, mi idea es que los gobiernos mexicanos son demasiado benévolos. Nos dan dinero para todo, hasta para pagar los impuestos. ¿Qué cómo sucede esto? Lo hacen a través de subsidios, que son una especie de ayuda económica pagada con recursos públicos. Los economistas definen a los subsidios como “la diferencia entre el precio que los compradores pagan y el precio que los productores reciben”.

Un ejemplo claro se encuentra en su recibo de luz eléctrica. Éste le marca el monto que cuesta a la Comisión Federal de Electricidad producir la energía que llega a su casa, le señala también la cantidad (precio) que usted paga por ese servicio, y finalmente le indica el “subsidio gubernamental”. Si ese subsidio no existiera, usted tendría que pagar el costo total de producción y, por ende, no podría comprar las cosas que actualmente adquiere con ese dinero. Esto no tiene nada de malo, pues para como andan los salarios, a nadie nos cae mal ese subsidio.

Además, los subsidios crean incentivos positivos, como el que otorgó el gobierno federal para la compra de autos nuevos, con lo que se pretendía impulsar el mercado de automóviles y sacar de circulación a los “autos chatarra”. También, los subsidios permiten redistribuir la riqueza, al ofrecer beneficios económicos (becas) a personas en situación de pobreza o que no pueden acceder a la educación dada su situación socioeconómica. Sin embargo, en México hay subsidios para todo y en todas partes. De hecho, me atrevería a decir que casi todos los mexicanos se ven beneficiados por algún subsidio.

¿Sabía usted que hay subsidio a la tortilla, a la leche Liconsa, a la vivienda, al gas, al diesel para uso agrícola, a la producción agrícola, a la compra de refrigeradores, a las gasolinas, al uso del transporte público? Además de estos, hay muchos otros subsidios que no están por igual en todas las entidades federativas, como el de empleo que existe en la Ciudad de México. En Colima, por ejemplo, el año anterior se aprobó un subsidio de 50 millones de pesos para ayudar a los colimenses con el pago de tenencia vehicular, como un primer paso en la eliminación de ese impuesto. Pero los subsidios no son buenos del todo y, mal aplicados, perjudican severamente nuestra economía y desarrollo.

Los subsidios deben ser temporales, pues se usan como una solución de política pública para resolver problemas específicos. Cuando no es así, se crean ineficiencias en el mercado y disminuye la competitividad de la economía. Un ejemplo de este mal uso es el Programa de Apoyos Directos al Campo (Procampo), que ya es considerado por los agricultores como una forma de vida, pues muchos no siembran para producir, sino para recibir ese dinero del gobierno.

Otra consecuencia negativa de los subsidios es que a veces no son otorgados correctamente, lo que, en vez de beneficiar a las personas de escasos recursos, terminan como premios electorales otorgados a simpatizantes o votantes. También, esa mala aplicación ha ayudado a crear desigualdad económica y social, pues mientras son pocos los que reciben los beneficios, lo hacen de forma permanente, a costa de quienes también pagan impuestos pero no reciben ningún apoyo nunca.

Así, es posible afirmar que México es un país de subsidios, pues los hay de todo tipo: buenos, insuficientes, mal aplicados, permanentes, propiedad de partidos políticos, etcétera. Bien valdría la pena una revisión sustantiva a todos los subsidios, para medir sus efectos en la sociedad mexicana, que resulte en decisiones sobre su permanencia, eliminación o transformación.

 

About these ads

5 comentarios en “México es un país de subsidios

  1. Muy cierto lo que comenta el autor de este artículo, ciertamente, los mas beneficiados son los del sector ganadero y agricola, por medio de sus programas Sagarpa, Procampo los cuales unicamente benefician a los que mas tienes ya que no llegan a los que verdaderamente lo necesitan ya que entre los requisitos tienen que reunir cierta cantidad de hectareas para que les den el apoyo o les dan apoyo por ejemplo para tractores y les ponen el 50% y ellos tienen que pagar la diferencia pero por la cantidad que tienen de hectareas y su rendimiento no pueden cubrir la parte que les corresponde , Sagarpa es una dependencia que le muestras tu proyecto con una factura sabra Dios cuantas personas inexistentes existan en su padrón. y alli tienes tu apoya., Considero que los programas de gobierno y apoyos son buenos desgraciadamente no se aplican como deberian .

  2. Muy cierto en mexico estamos muy mal acostumbrados a solo estirar la mano y seria bueno q escribieras sobre cuantas personas o q porsentaje son los q pagan impuestos en mex

  3. Segun Teresa Valencia Parra en un articulo publicado hoy en El Correo de Manzanillo titulado “Traspasan tortillerias por incosteables” afirma que “no hay subsidios para los industriales de la masa y la tortilla” asevero Ramon Pulido industrial de la masa y la tortilla. Cual es entonces la realidad? hay subsidios o no hay subsidios para la tortilla?

    • Agradezco mucho tu comentario Tere. En este momento no existe un subsidio al mercado de la tortilla en México, aunque podría estarse implementando en algunas entidades federativas, por decisión específica de ciertos gobiernos. En cuanto al hecho de que se traspasan las tortillerías por incosteables, no debemos olvidar que se trata de un negocio como cualquier otro, en el que debe competirse con cada vez mejor tecnología, preparación y procesos que reduzcan los costos. Es notorio que se pensó a las tortillas como un negocio redituable por el sólo hecho de ser un alimento indispensable en la mesa de los consumidores mexicanos, sin embargo, esa es únicamente una falacia, pues importa mucho más cómo se desempeña una tortillería en el mercado: el número de tortillerías (oferentes/competidores), la falta de innovación (creación de nuevos productos y servicios, y no sólo tortilla), la agregación de valor (calidad del producto, atención amable, servicio rápido, etc.)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s